Un homenaje a la militancia estudiantil

“Plantemos Memoria” fue la consigna de un acto para recordar a las víctimas de la Noche de los Lápices, organizado por la FCVyS y la Dirección Departamental de Escuelas. La comunidad del Complejo “Juan Domingo Perón” plantó flores y arbustos en los canteros del edificio.

A 45 años de la Noche de los Lápices, la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud (FCVyS) rindió homenaje a los y las estudiantes secundarios secuestrados el 16 de septiembre de 1976, en La Plata, en el marco de la dictadura militar.

El acto se realizó en articulación con la Dirección Departamental de Escuelas y tuvo lugar en el Complejo Educativo “Juan Domingo Perón”. Bajo la consigna “Plantemos Memoria”, la comunidad educativa de la Facultad y de las escuelas que tienen sede allí, plantó flores y arbustos en los canteros interiores y exteriores del edificio.

El Decano de la Facultad, Bioing. Aníbal Sattler, agradeció especialmente la presencia de los y las estudiantes en el homenaje. Puso en contexto la lucha de la juventud en 1976 y las consecuencias que el Terrorismo de Estado impuso para quienes “pedían algo tan básico como el derecho al boleto gratuito”.

Destacó Sattler la importancia de la militancia política y social para lograr transformaciones y conquistar nuevos derechos. En este marco, instó a sostener viva la memoria y tomó la consigna del acto para convocar a los presentes a cuidar el jardín y las especies plantadas como homenaje para conservar viva la memoria lxs jóvenes que fueron perseguidos ,arrancados de sus familias, torturados y desaparecidos.

La Prof. Adela Ramírez, Directora Departamental de Escuelas, valoró también la iniciativa de “plantar memoria”, una iniciativa que “vamos a seguir replicando en otras fechas que nos convoquen a recordar, a no olvidar”. “Vamos a seguir plantando memoria, a trabajar por verdad, y justicia como lo hicieron las Madres de Plaza de Mayo, como lo hicieron las Abuelas que siguen buscando a sus nietos, que siguen buscando los restos de sus seres queridos”, remarcó la funcionaria de Educación.

“La última dictadura tiene que seguir siendo la última, en Argentina y en Latinoamérica. Cultivar la memoria, la conciencia ciudadana, fortalecer el sistema democrático hará que lo logremos entre todos y todas”, instó.

Convocada para el acto, estuvo participando la Secretaria de Políticas Sociales, Inclusivas y Comunitarias de la Municipalidad de Paraná, Abog. Carina Ramos. “Estoy agradecida por la invitación, sobre todo porque entendemos que estos lugares de encuentro con la comunidad, de participación ciudadana, son momentos que tenemos que replicar. En fechas tan particulares como la de hoy, esto hace posible reflexionar y fortalecer la democracia”, afirmó la funcionaria que invitó a “seguir levantando la bandera del Nunca Más”.

Generaciones

Ignacio Varisco, Consejero Directivo estudiantil de la Facultad, tomó la palabra en el acto para homenajear a los y las estudiantes que fueron víctimas de la Noche de Los Lápices.

En su mensaje puso de relieve “la importancia de garantizar los derechos de cada une, a estudiar, a tener garantías de una educación de calidad, a defender los derechos conquistados, para seguir sumando nuevos derechos que aún faltan conquistar”.

“Esta es una lucha que no terminó, todo lo contrario, se encuentra más presente que nunca”, dijo y repasó reivindicaciones sentidas de la juventud en el presente. “Esta fecha significa nunca dejar de luchar, reivindicando cada día nuestros derechos como jóvenes estudiantes y no dejando que nos pasen por encima. Una fecha que nos duele por les compas que lucharon y hoy no están”, enfatizó Varisco.

La patota de la Policía Bonaerense, comandada por el genocida Ramón Camps, secuestró en una misma madrugada, la del 16 de septiembre de 1976, a una decena de estudiantes secundarios que por aquellos días protagonizaban la lucha por el boleto escolar gratuito.

Francisco López Muntaner, Claudia Falcone, Horacio Ungaro, Daniel Racero, María Clara Ciocchini, Claudio De Acha fueron sometidos a tortura en centros clandestinos de detención. Tenían entre 16 y 18 años. Hoy integran la lista de los desaparecidos en Argentina. La voz de los sobrevivientes, entre otros Pablo Díaz, fue clave en la recuperación de la verdad y la memoria colectiva así como también fueron prueba contundente en los juicios por delitos de lesa humanidad.

Menú
Ir al contenido