Decisiones institucionales con perspectiva de género

A días de conmemorarse el próximo 8 de Marzo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora el Consejo Directivo respaldó y aprobó mediante Resolución una serie de acciones y la creación de espacios, en consonancia con las políticas con perspectiva de género que impulsa la gestión.

Las propuestas fueron presentadas por el Área de Género, Diversidad Sexual y Derechos que depende de la Facultad y están contempladas en la  Resolución CD 010-21. En el mismo sentido el Consejo Superior de la Universidad emitió la Resolución CS 006-21
El Consejo Directivo declara de interés el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora, adhiere a las acciones propuestas por el movimiento feminista y de mujeres de Entre Ríos, a desarrollarse en las diferentes localidades en las que esta casa de altos estudios tenga sedes. y dispone la habilitación para que trabajadoras y estudiantes puedan adherir a las diversas actividades que se propongan sin que se compute la falta.
Además, declara de Interés la creación en ámbitos de la Facultad de:

  • “Espacio Intersecretarías para la transversalización de la Perspectiva de Género”,
  • “Mesa estudiantil de Género”
  • “Red de Referentes de Género por Sedes”

Entre los fundamentos de la propuesta se menciona que en nuestro país y en muchos países del mundo, desde 2015, se organiza para esa fecha un Paro Internacional de Mujeres, con el objeto de visibilizar las demandas y desigualdades existentes en torno a las mujeres, el empleo, la feminización de la pobreza y la brecha salarial. Proponiendo huelgas feministas que pongan en jaque al patriarcado y al modo de producción capitalista.
El lema de este año es “Nosotras movemos el mundo y lo transformamos”
Desde el Programa se sostiene que este 8 de marzo llega después de un año de ASPO y DISPO por la pandemia a nivel mundial que ha dejado expresamente visible que las mujeres nos hemos visto sobrecargas con las tareas de cuidado y domésticas.
Las medidas y exigencias que surgen con esta pandemia afectan de modo diferencial a varones y mujeres. La feminización de los espacios laborales de salud y educación, la injusta distribución de las tareas domésticas y de cuidado, la suspensión de los espacios de cuidado y recreación públicos y privados, la priorización de la atención de los casos de Covid-19, han configurado una sobrecarga para mujeres, y han puesto sobre la mesa lo que el movimiento feminista viene visibilizando desde hace varias décadas.
También se explica que las universidades y sus facultades, como actores sociales determinados y como espacio de trabajo para un gran número de mujeres deben comprometerse en la transformación necesaria así como en la remoción de las desigualdades tanto en su interior como en las comunidades.
Los años 2020 y 2021 vienen siendo de grandes desafíos, ya que las desigualdades de género se ven profundizadas y afectadas por la crisis mundial que se vive en el marco de la pandemia COVID; contexto que les exige a las áreas de formación en salud, redoblar los esfuerzos; ello por las responsabilidades institucionales y las demandas del contexto, así como porque los ámbitos de injerencia de esta casa de altos estudios se ven directamente vinculados con la pandemia y están mayoritariamente relacionados con mujeres en lo que respecta a los espacios de atención de la salud, que se encuentran altamente feminizados.

Menú
Ir al contenido